El cambalache de Marlen - Número 9

 

 

La frágil memoria del pasado: La lotería

 

Sin duda el juego es algo que está muy arraigado en nuestro pueblo, y en los últimos tiempos ha proliferado en todas sus manifestaciones. Por eso, tal vez resulte interesante recordar la primera lotería que se estableció en el país.

La primera lotería a jugarse en Buenos Aires, bajo el patrocinio oficial, fue autorizada por decreto del Gobierno de las Provincias Unidas, de fecha 10 de abril de 1812. El periódico "La Gaceta" del 1º de mayo de 1812 publicaba lo siguiente: "Sólo diremos, pues, que el premio mayor será de 10.000 pesos y el menor 2 pesos, fijándose un total de 2.534 premios sobre 10.000 cartones", equivalentes a los billetes actuales.

Por las ordenanzas de esta primer lotería nos enteramos de las siguientes cláusulas:" La extracción se hará el 30 de julio de 1812 en las casas consistoriales". "Los cartones se venden en dos tiras A y B, cada uno numerado desde el uno hasta el 5.000". "Precio del cartón: una onza de oro, y para mayor comodidad del público también se venden medios, cuartos, octavos y décimosextos de cartones, a precios correspondientes". "Los premios se pagarán ocho días después de la extracción". "La oficina se abre hoy en la manzana 46 entre la Plaza Mayor y San Francisco".

Cabe señalar que una onza de oro era mucho dinero para aquellos tiempos, por lo cual comprendemos que los jugadores se mostraran un poco reacios a la compra, y el secretario tuviera que volver a publicar un aviso en "La Gaceta" del 3 de julio, haciendo recordar que el 30 de ese mes se produciría "la extracción de la PRIMERA LOTERIA".

De ahí en más se desconocen otras referencias, ¿cuál fue el resultado de la primera jugada?, ¿quién fue el afortunado vecino ganador del primer premio?, no lo sabemos.

José Antonio Wilde en su libro "Buenos Aires...desde 70 años atrás" señala: "Allá por el año 1816 hasta 1821 se jugaba una lotería -creo que por cuenta de la Hermandad de la Caridad- que se efectuaba en armonía con el atraso en materia administrativa de aquellos tiempos". El billete, según nos cuenta este autor, se vendía a 10 centavos, y para efectuar dicha venta se ponía en la esquina de cada cuadra un hombre a quien se le llamaba lotero. El lotero estaba sentado frente a una mesita con los papeles necesarios, rayados y numerados, un enorme tintero y arenillero de estaño y una larga pluma de ganso. Cuando se retiraba de noche, dejaba la mesita en el zaguán de alguna casa inmediata.

Nuevamente a través del periódico "La Gaceta" nos enteramos que "al afirmarse el juego, a partir de 1816 (fecha que cita Wilde, por lo que podemos presumir que se trata de la misma lotería), todos los martes, en la Plaza de la Victoria (hoy Plaza de Mayo) se hacía el sorteo frente al Cabildo, en presencia de un numeroso público".

Debemos agregar que debieron pasar 81 años, para disponer del primer "Gordo de Navidad", que se jugó por primera vez en 1893, y cuyo número agraciado con el premio mayor de 400.000 pesos de la época, fue el 7005.

Oficialmente, la Lotería Nacional Argentina fue creada el 16 de Octubre de 1893 mediante un decreto del Congreso Nacional que autorizó la realización de una lotería de beneficencia cuyos fondos obtenidos serían destinados a mejorar la calidad de vida del pueblo a través del desarrollo edilicio, auxilio de la población ante catástrofes naturales y equipamiento de la Biblioteca Nacional.

Esta lotería de billetes fue el único juego disponible durante 51 años, hasta que en 1944 la Lotería Nacional de Beneficencia comienza a administrar los Casinos y las salas de juegos, y en 1953 los hipódromos de Palermo y de San Isidro.

El año de 1999 representa un año de grandes novedades para la Lotería Nacional. Se lanza La Solidaria, un juego cuyos billetes son de venta callejera, y cuya implementación tuvo como objetivo insertar en el mercado laboral a personas con capacidades diferentes, quienes son la fuerza de venta exclusiva de dicho producto.

Ese mismo año se modifica el billete tradicional de lotería, pasando a ser un entero de seis cifras denominado La Grande de la Nacional.

Durante ese año, además, se inaugura el primer Casino Flotante administrado por la entidad, el cual funciona en un barco amarrado al puerto de la ciudad de Buenos Aires.

Hoy en día, además de las loterías de cada provincia, existe el Loto, el Telekino, el Quini6, el Loto5, el Club Keno, el Brinco, el Bingo, el Mono Bingo, el Toto Bingo, la Poceada, la Quiniela... todo un mundo donde perderse entre números y sorteos.

La lotería ha estado presente siempre en nuestro país, para alimentar los sueños de muchos y los bolsillos de pocos afortunados.



Ir al principio

Ir a página inicial