El cambalache de Marlen - Número 7

 

Canción: "Aurora"
La música es de Héctor Panizza y la letra de H.C. Quesada y L. Illica

Alta en el cielo, un águila guerrera
audaz se eleva en vuelo triunfal;
azul un ala del color del cielo,
azul un ala del color del mar.
Así en la alta aurora irradial,
punta de flecha el áureo rostro imita,
y forma estela al purpurado cuello.
El ala es paño, el águila es bandera.
Es la bandera de la patria mía,
del sol nacida, que me ha dado Dios;
es la bandera de la patria mía,
del sol nacida, que me ha dado Dios;
es la bandera de la patria mía,
del sol nacida, que me ha dado Dios.
Es la bandera de la patria mía,
del sol nacida, que me ha dado Dios;
es la bandera de la patria mía,
del sol nacida, que me ha dado Dios;
es la bandera de la patria mía,
del sol nacida, que me ha dado Dios.

 

 

Muchos son los poemas y las canciones que se han compuesto para homenajear a nuestra Enseña Patria, nuestra Bandera Argentina, pero sin duda, todo niño, joven o adulto que ha pasado por las aulas de las escuelas argentinas, o ha concurrido a celebraciones de actos patrióticos, ha escuchado innumerables veces, la canción "Aurora", en ocasión de izar o arriar la Bandera.
Alta en el cielo un águila guerrera..." Y el resto ya es historia conocida.
Pero quién no recuerda haber cantado en el colegio "a su lunala del color del cielo/ a su lunala del color del mar", a la vez que se preguntaba "¿qué será una lunala?"
Un error de comprensión que probablemente se deba a la pronunciación argentina de las zetas, que se pronuncian como eses.
La letra de esta canción, que compara la Bandera con el águila, dice, en realidad, "azul un ala del color cielo/ azul un ala del color del mar"; y hablaba, evidentemente, de los colores del símbolo creado por Manuel Belgrano.
Aurora es, tal vez, la más conocida y entonada de las canciones dedicadas a la Bandera.
Sin embargo pocos son los que saben el verdadero origen de estos versos.
En 1908, el Gobierno nacional encargó una ópera dedicada a exaltar los valores patrios de una joven y pujante nación.
La responsabilidad de crear la partitura recayó sobre el músico ítalo-argentino Héctor Panizza, quien basó el argumento sobre un libreto creado en colaboración por Héctor Cipriano Quesada y Luigi Illica.
Este último, creador de los libretos de óperas tales como Tosca, La Bohème y Andrea Chenier, entre otras. De este encargo nació "Aurora", una ópera de estilo italiano, estrenada el 5 de setiembre de 1908, el mismo año en que se inauguró el actual edificio del Teatro Colón.
Como era costumbre en aquellos años, el libreto de la "ópera nacional" estaba íntegramente escrito en italiano.
Aurora es la ópera joven de un país joven, fue concebida en la atmósfera espiritual que prologó la entonces inminente celebración del primer centenario de nuestra nación.
Una nación que tiene entre sus deportes favoritos preguntarse constantemente en qué consiste su nacionalidad, entendida a veces como una sofocante lista de requisitos antes que como un abierto registro de sus resultados.
Los hechos transcurren durante las guerras de la Independencia y narra la historia de un patriota de nombre Mariano que se enamora de Aurora, la hija de un jefe del ejército realista.
Siguiendo una tradición de larga data en el mundo operístico, la pieza tomó el nombre de su protagonista femenino.
La noche del estreno el público quedó tan bien impresionado con "La canción a la Bandera" que obligó al tenor Amadeo Bassi a repetir el aria, un hecho pocas veces repetido en los noventa años de vida del Primer Coliseo. "Aurora" se convirtió en la más popular de las óperas argentinas.
Sin embargo el hecho de que estuviera en italiano, inhibía la posibilidad de que "La canción a la Bandera" fuera conocida por un público masivo.
Así fue que en 1945 Josué Quesada se encargó de transcribir al castellano, lo que su padre había hecho en la lengua de Dante.
Junto con Angel Petitta, tradujeron el libreto y dejaron inmortalizados los versos que todos conocemos.
Esta versión remozada de la ópera se estrenó en la función oficial del 9 de Julio de 1945, con la presencia de todas las autoridades nacionales, encabezadas por el presidente general Edelmiro J. Farrell y el coronel Juan Domingo Perón.
Tal y como sucedió en el estreno de la versión italiana, el público ovacionó el aria dedicada al pabellón nacional.
Fue en ese mismo año que, por decreto del poder ejecutivo, fue incluida dentro del conjunto de canciones patrias.
Y a partir de ese momento "La canción a la Bandera", o simplemente, "Aurora" se convirtió en el símbolo de uno de nuestros símbolos nacionales.
Extrañamente, mientras no pocas obras locales permanecen sin estrenar, Aurora, repuesta con cierta regularidad, es una de las óperas argentinas más vistas.
Pero sin duda, como más la recordamos es entonada en actos escolares, al izar y arriar la enseña patria.
Altáenel cieeeeelo/ un águila guerrera... Una vieja y hermosa canción escolar que cada tanto, vuelve a sus orígenes: el escenario del Teatro Colón.

 

Ir al principio

Ir a página inicial