El cambalache de Marlen - Número 3

 

 

"Muchacha ojos de papel"
Letra y música de Luis Alberto Spinetta

Muchacha ojos de papel,
¿adónde vas? Quédate hasta el alba.
Muchacha pequeños pies,
no corras más. Quédate hasta el alba.
Sueña un sueño despacito entre mis manos
hasta que por la ventana suba el sol.
Muchacha piel de rayón,
no corras más. Tu tiempo es hoy.
Y no hables más muchacha,
corazón de tiza.
Cuando todo duerma
te robaré un color.
Muchacha voz de gorrión,
¿adónde vas? Quédate hasta el día.
muchacha pechos de miel,
no corras más. Quédate hasta el día.
Duerme un poco y yo entretanto construiré
un castillo con tu vientre hasta que el sol,
muchacha te haga reír
hasta llorar, hasta llorar.
Y no hables más muchacha,
corazón de tiza.
Cuando todo duerma
te robaré un color.

 

 

Recordemos algo de la biografía de uno de los primeros grupos de rock argentinos: "Almendra"

 

Este grupo surgió en el año 1967, producto de la unión de dos grupos: Los Larkins y Los Esbirros, con la intención de tocar temas propios en castellano (hasta ese momento se decantaban por temas de Los Iracundos, The Beatles, The Rolling Stones).
Alguna vez les preguntaron el por qué del nombre: "una fruta austera, con un lindo diseño y un nombre fonéticamente fuerte", tal vez lo que querían simbolizar es que lo interior es más importante que la apariencia.

Luis Alberto Spinetta estaba en guitarra y voz, Emilio del Guercio en bajo y coros, Edelmiro Molinari en guitarra y coros y Rodolfo García en batería y percusión.
A fin del año 1968 editaron su primer simple con "El tema de Pototo" y "El mundo entre las manos".
Y en marzo de 1969 llegó el reconocimiento en un ciclo del Instituto Di Tella.
Se presentaron en programas de televisión como Tropicana, Sótano Beat y el famoso Sábados Circulares de Pipo Mancera. A principios de 1970 sacaron el primer long play al que llamaron "Almendra" y el éxito entre los jóvenes fue tal, que en dos meses llevaban vendidos 20.000 copias, cifra que en ese entonces y para un grupo de rock nacional, era todo un éxito. Para muchos, este es el mejor disco de rock producido en Argentina. Yo no sé si será así, pero por lo menos creo que es un disco con exquisitas melodías y textos de gran belleza.
De este disco recordamos hoy la poesía inocente del tema "Muchacha ojos de papel", una de las canciones más populares del género en la Argentina.
Antes de fin de año, y por problemas entre los integrantes, el grupo se disolvió, pero antes grabaron su segundo disco "Almendra II", con excelentes temas de Edelmiro Molinari como "Mestizo" y "No tengo idea", temas de Spinetta como "Para ir" o "Parvas" y temas instrumentales más roqueros, como "Agnus Dei".
Por ese entonces, Carlos Marcucci escribió un libro sobre el grupo, un libro muy loco, como ellos, con caricaturas, fotografías de algún multitudinario concierto, dibujos de Caloi, Spinetta y Marcucci y textos y poemas.
Nueve años después, a fines de 1979, el grupo se reunió nuevamente y durante dos años se volcaron en recitales, como el de Obras Sanitarias, donde grabaron su disco "Almendra en Obras", giras de promoción por todo el país, la grabación del disco "El valle interior" y presentaciones en diferentes medios. Viejos temas de ayer con nuevos arreglos, nuevos temas con voces más maduras y tonos desgarradores.
A la mente de los viejos roqueros que coreaban los estribillos en el estadio Obras, volvió la imagen de los cuatro ídolos y su época dorada, época de pelos largos, vaqueros con los bajos desflecados, grandes medallones al cuello y toda una filosofía hippy con acento místico y experiencias de comunidad.

Treinta mil personas roncas de tanto gritar y con las manos ardiendo de tanto aplaudir, pero con una sonrisa amplia iluminando la cara y la energía necesaria para seguir afrontando la Argentina de los 80.

 

Ir al principio

Ir a página inicial