El cambalache de Marlen - Número 2

 

"Tango ¿Qué vachaché?"
Letra y música de Enrique Santos Discépolo

Piantá de aquí; no vuelvas en tu vida
ya me tenés bien requete amurada.
No puedo más pasarla sin comida
ni oírte decir tanta pavada...
¿No te das cuenta que sos un engrupido?
¿Te creés que al mundo lo vas a arreglar vos?
Si aquí ni Dios rescata lo perdido.
¿Qué querés vos? ¡Hacé el favor!
¿Pero no ves, gilito embanderado,
que la razón la tiene el de más guita?
¿Que la honradez la venden al contado
y la moral la dan por moneditas?
Que no hay ninguna verdad que se resista
frente a dos pesos moneda nacional.
Vos resultás -haciendo el moralista-
un disfrazao... sin carnaval...
Lo que hace falta es empacar mucha moneda
vender el alma, rifar el corazón;
tirar la poca decencia que te queda,
plata, plata y plata. Y plata otra vez...
Así es posible que morfés todos los días,
tengas amigos, casa, nombre, lo que quieras vos.
El verdadero amor se ahogó en la sopa,
la panza es reina y el dinero Dios.
¡Tirate al río! No embromés con la conciencia
sos un secante que no hace ni reír...
Dame puchero, guardate tu decencia;
plata, plata y plata, yo quiero vivir.
¿Qué culpa tengo si has piyao la vida en serio,
pasás de otario, morfás aire y no tenés colchón?
¿Qué vachaché? ¡Hoy ya murió el criterio!
¡Vale Jesús lo mismo que el ladrón!

 

 

Para poder comprender lo que Enrique Santos Discépolo nos describe en su tango,
he aquí algunas voces del lunfardo que ha utilizado, con su explicación y una breve acotación de su origen:

 

Piantar o espiantar: Escapar, huír uno de prisa. Representa un cruce de los términos italianos "piantare" que significa abandonar a una persona y "spiantare" que es mandar a la ruina.

Amurada: Viene del verbo "amurar". Algunas de las acepciones son: abandonar a una persona, clavar, engañar a uno perjudicándolo y también estafar. El término deriva del genovés "amurrá" que es encallar, varar un barco.

Engrupido: Engreído, envanecido. Es una palabra de origen incierto, que se relaciona con el verbo "engrupir" que es engañar y con el "grupo" que es el ladrón que en la estafa, seduce al incauto.

Otario: En el lenguaje delictivo, es el cándido, el tonto, el elegido para hacerlo víctima de una estafa.

Morfar: Significa comer y deriva de la jerga italiana "morfa" que alude a la boca. Este término también parece haber dado origen al argot francés "morfer" y "morfiler".

 

Ir al principio

Ir a página inicial